Con cáscara, por favor. Lo beneficios de la pasta y el arroz “integral”

La principal diferencia entre, por ejemplo, el arroz integral y el arroz blanco, es que el primero conserva su “cáscara”. ¡Y resulta que es en esa cáscara donde se encuentran la mayoría de los nutrientes beneficiosos para nuestra salud!

Pero hay muchas más diferencias entre los alimentos integrales y los elaborados con harinas refinadas. Su incidencia favorable en la salud es un buen motivo para pasarse a la alimentación integral. Por eso en Genuinus contamos con las pastas y arroces integrales de Ecolecera, que desde 1996 se dedica a la producción ecológica de estos alimentos.

 

pasta integralLo integral es nutritivo

Los arroces, pastas y panes de cereales integrales no están refinados. Ello significa que contienen todas las partes del grano:

-La cutícula protectora exterior, con gran cantidad de fibra, influye en los niveles de colesterol, glucosa e insulina en sangre, aumenta el volumen de las heces y promueve la evacuación.

-El germen, contiene vitaminas B y hierro, zinc y selenio y muchos más minerales.

-El endospermo, la parte almidonosa, carente de nutrientes.

¡Las harinas refinadas están elaboradas solo a partir del endoespermo!

arroz integral

Energía positiva

Los cereales integrales contienen de media un 73% de hidratos de carbono. Los hidratos son los responsables de proporcionar energía al organismo. Lo bueno de estos hidratos es que no producen picos repentinos de glucosa o azúcar en sangre. De esta manera, tenemos nutrientes y energía en un solo alimento, a diferencia de las harinas refinadas que proporcionan energía con total ausencia de contenido nutritivo.

Los estudios

Consumir cereales integrales a diario, en forma de pan, pasta arroz o cereales del desayuno, ayuda a prevenir enfermedades crónicas de tipo cardiovascular, la diabetes tipo 2, enfermedades gastrointestinales e incluso algunos tipos de cáncer. Incluirlos en la dieta no cuesta nada y es muy beneficioso.

Un planeta agradecido

Vivir en salud y harmonía es difícil si no cuidamos nuestro entorno natural. Por ello el sistema de producción de Ecolecera persigue obtener alimentos de máxima calidad nutritiva y organoléptica prescindiendo de productos químicos de síntesis y organismos genéticamente manipulados, y recuperando las técnicas tradicionales, el conocimiento de los ciclos biológicos de plagas, el uso de recursos renovables… Con la aplicación de materias orgánicas, abono verde y plantas de raíz profunda, y un plan de rotación plurianual, se consigue una tierra fértil y productiva. Todo ello respeta y preserva el equilibrio del ecosistema.

Ahora solo queda que pruebas un arroz o una pasta integrales. Si los cocinas con salsas naturales bajas en grasas tendrás en tu mesa un plato ligero, nutritivo, lleno de energía y al gusto de toda la familia.